Ilustración para: Una vampira vestida de blanco.

Una Vampira vestida de blanco

Queridos amigos; primero que nada gracias por sus likes, aquí seguiré compartiendo con ustedes los trabajos que realizo en lo visual, en la plástica y en las letras. ¡Gracias Totales!

Bueno, dicho lo anterior, les dejo un texto, de mi serie Relatos Oscuros, en el que vemos a una vampira que es víctima y victimaria; sin embargo, sus acciones están ocultas tras la máscara del dolor que le regaló la vida, creando así, a un particular siervo fiel…

Por favor, déjenme sus comentarios, la verdad ¡me hará rete feliz leerlos! 😀

Una vampira vestida de blanco

Por Teresa Echeverría ©

     Diez hombres acorralan a la bella mujer, tan sólo porque es bella, por lo menos en lo superficial. Está sola, ella, no dice nada, pero corre, se encuentra cercada, se siente herida, ella no sabe por qué. ¿Perdió algo? ¿Encontró algo?

      Ella corre, pero la alcanzan. Quince hombres ahora la sitian. Uno la detiene contra el muro, otro la sujeta de los brazos y al momento se da cuenta de que es manca y el hombre  la suelta por la impresión. El otro, sigue sosteniéndola, pero ella lo muerde y salta sobre el muro. Sus ropajes la hacen flotar como fantasma y los hombres, no saben qué hacer o cómo reaccionar… Por alguna razón, se dan cuenta de que está herida, saben que cubre su rostro porque tiene quemaduras que le dio la vida, su faz en apariencia, ahora es fea; detestable para muchos, por ser faz de mujer en donde la mujer no vale nada… y ella, no lo ignora. El tipo que la sostenía, la jala hacia abajo, ella cae, y  él, trata de ver su rostro; forzándola le arranca el velo blanco, pero debajo de este, sale otro y otro y otro, y ella entonces, ella, jala hacia adelante al hombre, lo besa con los colmillos y le arranca el labio superior; en cuanto esto sucede, él grita, la suelta, ve la sangre que empieza a salpicar de su boca, se le manchan las manos… Ella, salta al muro y mastica el labio de su víctima, lo saborea, luego, escupe los pellejos sobre la cara del herido. Él, asombrado, con las manos ensangrentadas, la mira, no hay remedio ¡ella es un engendro! y él, ha sido marcado… Ella lo llama con voz de sirena, él está en trance, flota hacia ella, llega al muro, la toca con suavidad y se parte el labio a sí mismo, como si fuera una hoja de papel, arrancándose lo que le resta y se lo da en la boca. Ella, se levanta los velos y se mete los trozos de carne a la boca con cuidado, para no ensuciarse, pero es inútil, ya ha sido manchada por la sangre del joven… ella, sus velos, no hay remedio, la sangre los ha tocado y el sufrimiento comienza a dejar huella en sus almas y en sus cuerpos. Ella come, mientras él, se va desbaratando poco a poco para ofrecerse como víctima a la vampira de color leche materna.

     Los catorce hombres restantes, que observaban la extraña escena, asombrados, boquiabiertos; se van desvaneciendo poco a poco, con cada pedazo de carne que donaba el joven a la vampira blanca. Ella, junto con sus ropajes blancos se convierten en un blanco aun más brillante con cada gota de sangre del joven, con cada trozo de labio, de oreja, de ojo, que ella devora sin culpas ni remordimientos y que él entrega sin peros, sin reservas, sin victimizarse, tan sólo porque él así lo ha decidido, tan sólo porque él desea obtener la virtud y el amor de los vestidos blancos de la vampira, e intuye que el acto de anularse a él mismo, le dará lo que tanto desea.

    La vampira, por su parte, continúa sin la menor preocupación, comiendo lo que resta del hombre: una mano, otra mano, rebanando y rebanándose a sí mismo, auto mutilando lo que queda de sí, para su ama vampira, otorgándose en bandeja de plata a la amorosa mujer de color leche materna y frambuesa roja toda ella, sus velos y su falda flotan sobre el muro, donde ahora nada más queda ella con su blancura fantasmal, con las sobras de lo que en un momento llegó a ser un hombre violento y enamorado que perdió todo, incluso a él mismo, ante los poderes innatos de su madre, la mujer vampira…

Les comento que también la ilustración es de mi autoría.

Espero les haya gustado. Besos de arte y literarios. Hasta pronto ❤

 

Anuncios

Un comentario en “Una Vampira vestida de blanco

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s